Cómo perdí 11 kilos y me convertí en una persona más sana

A título personal nunca antes me había preocupado por la alimentación, pues siendo de constitución delgada pensaba que lo de mirar etiquetas y preocuparme por la comida no era para mí ¡Pero qué equivocada estaba! Hasta que no pasaron los dos primeros años de carrera no comprendí la importancia de alimentarse bien, pues al principio todo eran fórmulas que si el ciclo de la urea, el ciclo de Krebs, el ATP … Sentía que en vez de estudiar nutrición estaba estudiando medicina.

Pues bien, para saber de Nutrición Humana y Ditetética se necesita más que conocer los alimentos y leerse unos pocos blogs o hacer minicursillos online. Tienes que conocer el cuerpo humano, sus enfermedades…Tampoco podemos trabajar solos, se necesitan otras disciplinas que ayuden a que tu trabajo como nutricionista llegue a buen término. Hablo de la importancia de un equipo multidisciplinar compuesto por psicólogos, entrenadores personales, fisios… Porque la nutrición va más allá de una simple pérdida de peso, y estar delagado/da no es concluyente para gozar de buena salud. 

Con esto quiero añadir un testimonio de una de mis pacientes, cómo la pérdida de peso le ayudó no sólo  en su autoestima sino, a lo que intentamos conseguir los nutricionistas: a ser una persona más sana.

Después de estar a dieta la mayor parte de mi vida, porque comer es uno de los principales placeres, al menos para mí, ya me sentía aburrida de haber intentado en multitud de ocasiones “quitarme de encima” sin éxito esos kilos de más que se van acumulando a lo largo de los años y cuando llevas demasiado tiempo sin cuidar la alimentación…

Conocí a Jessica y decidí ponerme en sus manos, no sin cierta desidia,”por probar” y si no daba resultado, como en tantas otras ocasiones,pues ala, ¡A seguir comiendo!

Realmente hacía mucho tiempo que no me sentía a gusto con mi cuerpo,que iba a comprar ropa y volvía a casa deprimida porque nada me quedaba bien, con lo cual mi autoestima no pasaba por su mejor momento.

La primera semana no perdí mucho, y estuve a punto de tirar la toalla,como en tantas otras ocasiones. Jéssica me decía, “el cuerpo tiene su proceso, no debes centrarte sólo en la pérdida de peso, sino en que estás cambiando tus hábitos y estás perdiendo grasa. Tú tranquila, poco a poco”. Y a partir de la segunda semana mi esfuerzo poco a poco iba dando resultado, sobre todo en cuanto a volumen al principio, y con posterioridad, pérdida de peso.

Jessica insiste mucho en pautas básicas que quizás todos conocemos pero no le damos la importancia que se merece: cinco comidas diarias, más frutas y verduras alimentación sana combinada con ejercicio físico, perjuicios del alcohol en cuanto a daño físico y aumento de peso por la grasa que se acumula…

Muchas veces he discutido con ella, tildándola de demasiado estricta (un poquitín sí lo es), pero gracias a sus recomendaciones, me he creado unos hábitos alimenticios saludables. Esto se tradujo en su momento en la pérdida de 11 kilos (en aproximadamente cuatro meses), y ha propiciado que con el verano y las navidades de por medio y todo lo que ello implica, apenas haya cogido peso.

Y ya no es sólo a nivel físico, además de eso he vuelto a recuperar mi autoestima, a sentirme estupenda, y a volver a utilizar ropa que jamás pensé que podría volver a usar. Siguiendo sus consejos he certificado que con esfuerzo y fuerza de voluntad, ¡SI SE QUIERE, SE PUEDE!

Y siempre le estaré agradecida por ello.

Deja un comentario

Contacte con nosotros

No estamos en todo momento. Sin embargo, a través de este formulario nos puede enviar un aviso y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar el texto.

Start typing and press Enter to search